25 feb. 2013

Receta: Trufas de chocolate negro y cookies


No puede haber nada más sencillo que preparar unas trufitas de chocolate. Por supuesto, nada impide que las primeras veces tengamos algún contratiempo... ¡Pero todo es práctica y con el chocolate siempre es un placer! 

La receta de trufas que os propongo es fácil y además divertida para preparar con niños (que disfrutarán como locos haciendo bolitas con las manos llenas de chocolate), así como relajante para los más mayores.

INGREDIENTES:

- 200 ml de nata líquida para montar.
- 200 g de chocolate fondant.
- Una bolsita de cookies (o galletas del tipo que más os guste)
- Para rebozar: cacao en polvo, fideos de colores, almendras picadas...

¿Cómo se hace? Se derrite el chocolate, al baño maría o al microondas, con mucho cuidado que no se queme, se remueve bien para que baje un poco su temperatura. Se pone la nata a hervir y se retira, esperando también un minuto a que no esté tan caliente. Se mezcla con cuidado chocolate y nada, removiendo con brío para que quede una crema lisa. 
Se trocean las galletas al gusto y se mezclan los trocitos con la crema de chocolate.

Se reserva la crema de chocolate en la nevera unas tres horas, aunque mucho mejor de un día para otro. 
Entonces, con unas cucharitas (o las manos bien lavadas, no hace falta decirlo) vamos dando forma redonda a las trufitas. Se rebozan al gusto.

También se pueden utilizar moldes para conseguir formas más divertidas y originales.

¡Y a disfrutar!

24 feb. 2013

Trufitas de San Valentín


¿Qué haríamos sin el chocolate?

Bizcocho de Mardi Gras


Imposible resistirse a celebrar el Carnaval en buena compañía... ¿Y qué mejor que hacerlo con algo dulce? Las crêpes no llegaron a sobrevivir hasta la noche así que hubo que improvisar un postre rápido: bizcocho cremoso de manzana, sencillo y delicioso, ¡y decorado con los colores típicos del Mardi Gras de Nuevas Orleans!

Por supuesto, hay que dar las gracias al Capitán América por una foto excelente que ya quisieran las mías... ay, ay... 

11 feb. 2013

Popcakes... ¡de Donuts!

Sí, sí... No me gustan nada los popcakes tradicionales. Al mezclar el bizcocho con la buttercream o con crema de chocolate la textura se asemeja demasiado a la del mazapán y no me acababan de convencer.
Sí que es cierto que hoy en día existen unos pequeños electrodomésticos que nos hornea el bizcocho en forma de bolita y entonces sí que tiene una textura como a mi me gusta... Pero claro, no todos tenemos la posibilidad de gastarnos el dinero en esos fantásticos artilugios, ¿verdad?

Así que, un día, probando, probando... ¿Y si utilizamos un bizcocho que por su esponjosidad podamos moldear al gusto? Así fue como se me ocurrió utilizar Donut ya que por su glaseado se puede trabajar consiguiendo la forma deseada.
Después, por si aún no os habéis animado con este dulce, tenéis que mojar los palitos en chocolate previamente derretido, ponerlo dentro de la bolita y dejarlos en la nevera.


Ahora ya... solo queda que dejéis volar vuestra imaginación para recubrir los popcakes... ¿Alguna idea? Los candy melt de colores son una opción... Hace unos días llegaba a mi la noticia de que Nestlé ofrece en Francia unos chocolates de cobertura que ya quisiéramos aquí: chocolate con leche, sabor a café, sabor a caramelo... ¡Los queremos!

3 feb. 2013

Historia del "Blanc-Manger" (Manjar blanco)


El “blanc-manger” es un dulce emblemático de la gastronomía europea que ha conocido momentos de gloria y otros de auténtico olvido. Lo más importante es que hoy en día nos permite mil y una declinaciones para el disfrute de los más golosos.

Sus inicios se encuentran en la medicina tradicional, aquella que entendía que los alimentos eran fuente de salud: se realizaba con agua de rosas, con leche, con pechuga de pollo, azúcar… y según cuentan los libros de historia tendría su origen en un manjar del norte de África que a su vez estaba inspirado en un caldo blanco griego.

Encontrándose referencias en diferentes libros como Libro de arte coquinaria (1450, Martino) o Libre de Sent Sovi (1324, en Cataluña) donde se nos habla del “menjar blanc” este plato tuvo mucho éxito por toda Europa. En Francia y Cataluña se introducen las almendras, la canela, el limón…

Hoy en día todo se deja a la imaginación. Salado (como entremés ligero) o dulce (¡como más nos gusta!) da mucho juego pues la gelatina permite no solo jugar con los sabores sino también con las formas. Por supuesto, es interesante ir un paso adelante, dejar de lado la gelatina y utilizar espesantes que no tengan origen animal como el almidón o el agar-agar.

Como encontramos en Wikipedia (sí, Wikipedia, algunas referencias son fantásticas, ¿no lo sabíais?)  “”””Hasta el siglo XX se elaboraba en Valencia, y en la actualidad se puede encontrar en Reus, la Franja de Aragón, territorio de la comunidad aragonesa donde se habla catalán, y también se comercializa comoblancmange en Gran Bretaña, y blanc-manger en Francia y Canadá. En Turquía todavía lo preparan (mullahebi). En algunos países del sur del arco Mediterráneo y próximos en la ruta de la seda, el postre se sigue tomando también.
En el siglo XXI el postre se mantiene muy vivo en la província de Tarragona, y en las Baleares, y se consume más moderadamente en el resto de Cataluña (española y francesa), así como en la franja de Aragón y Alguer (Alghero, Sassari, Cerdeña). La versión salada del plato sufre en Cataluña un renacimiento en versiones más o menos parecidas a las medievales, adaptadas a las cantidades y gustos actuales, y se sirven sobretodo en restaurantes gastronómicos.””””

Pues ya sabéis, ¡a probarlo!
Yo no pude resistirme, tenéis la prueba aquí.